Stone Temple Pilots cerró la última noche del Pepsi Music y dio su único recital en Latinoamérica.

Por Lionel Nadir Rodríguez

Las lágrimas comenzaron a correr por mis mejillas, eran ellos después de tantos años de espera. Inmersos en la oscuridad del escenario principal, habían aparecido frente a mis ojos, majestuosos, prolijos y tan poderosos a la hora de transmitirnos su música. Los Stone Temple Pilots nos deleitaron con un show que nunca podremos sacar de nuestra mente.

En su primera visita a Argentina, Scott Weiland de la mano de la dupla de los hermanos De Leo y las bases de Eric Kretz, fueron más allá de lo esperado. Además de sintonizar nuestros sentimientos con sus clásicos de los ’90, nos brindaron una reversión de “Sour Girl” y 2 improvisaciones que hicieron volar nuestra imaginación dentro del campo del Club Ciudad de Buenos Aires.

Por un momento la nostalgia me hizo recordar las veces que pasé tratando de imitar esa afónica y trabajada voz de Scott Weiland, que va desde un sonido tan agudo y dulce a otro grave y rasposo, sin perder por un segundo el control del aire de su caja toráxica.

Los californianos cerraron la octava noche del Pepsi Music, que no estaba anunciada para que sea la última en la programación, pero terminó siendo la más apetitosa y perfecta de todas.

Weiland mostró su mejor faceta ecléctica, recorrió todo el escenario y nos hizo viajar junto a sus compañeros por casi toda la discografía de los Pilots. Cabe destacar que hizo énfasis en varios temas de su primer disco, tales como “Wicked Garden”, “Sex Tye Thing”, “Creep” y el afamado hit “Plush”. Pero al viaje lo hizo desembocar en una turbulencia destinada a volarnos la cabeza en “Crackerman”.

Que más quedaba para pedirles a este cuarteto de músicos que, como decía Weiland a pesar de la separación durante 5 años “mantuvieron viva esa energía que va desde ustedes hacia nosotros y lo hemos hecho en un proceso recíproco”. Es así que el público respondía a los exquisitos músicos al unísono de “Ole, Ole, Ole, Ole, Pilots, Pilots” y no dejaba de saltar en los temas más enérgicos de la noche.

No hubo bocanada de aire que nos recupere del estado de éxtasis que transmitían tema tras tema. Pero el final era inevitable. Las pantallas se apagaron en medio de “Sex Type Thing” y por más grito que se trasladase por nuestras cuerdas vocales STP se marcharía con aplausos mientras cerraban con “Tripin’ on a Hole in a Paper Heart”, con un Weiland inquieto y disfrazado de vaquero que nos hacía recordarlo en su anterior proyecto.

Sorpresa y media

Mientras el público discutía toda la tarde que el artista sorpresa de la noche sería Slash, en el escenario principal se comenzaba a preparar el stage para Massacre. El indicio era claro, el parche de la batería nos indicaba la presencia de Walas y su banda que tuvieron el agrado de tener nuevamente a su guitarrista Fico junto a ellos, sentado en un rinconcito del escenario.

edit post
3 comentarios
  1. Buenisimo los Pilots! Muy emocionante el show. Al fin pudimos verloss!!

    saludos colega!

    La Rocola Digital
    http://larocoladigital.com.ar

    Publicado el 23/10/08 11:37

     
  2. Buenisimo el pogo que se armó con Big Bang Baby!

    Publicado el 23/10/08 11:38

     
  3. si por fin lo pudimos ver!!

    la emoción al extremo!!

    ya hay un disco dando vuelta por taringa de ese show

    Publicado el 23/10/08 13:19

     

Publicar un comentario

Dejanos tus Comentarios

Entrevista a Lula Bertoldi

Cuenta la invitacion de los Copla en Cosquín.